Vía Natural

sábado, 28 de septiembre de 2013

Ajenuz

Nigella sativa L. (Ranunculáceas).
Partes de la planta de uso médico:   las semillas.
Denominación farmacológica: Semillas de ajenuz =  Semen Nigellae sativae.

DESCRIPCIÓN DE LA PLANTA: Esta planta herbácea llega a alcanzar unos 30 cm de altura y lleva hojas alternas tripinnadas. Cada folíolo es de forma lanceolada. Toda la planta (pero en especial el tallo) es ligeramente tomentosa, y el tallo simple o ramificado. Las flores blancas, en posición terminal, se caracterizan por poseer en la punta de los pétalos una mancha verdosa o azulada. De las flores se desarrollan las semillas de sección triangular, rugosas y de color negro.

ÉPOCA DE FLORACIÓN: Desde julio hasta septiembre, presencia: Ya no se le encuentra con frecuencia en estado silvestre, pues cada vez se cultiva menos en huertos, de modo que es raro encontrar ejemplares asilvestrados. Es una especie originaria del sur de Europa.

RECOLECCIÓN Y PREPARACIÓN: El que esté interesado por esta antigua planta medicinal debería sembrarla en su huerto. Se utilizan las semillas maduras, recolectadas y secadas después ligeramente.

Sustancias activas: Aceite esencial, aceite graso, una saponina, taninos y principios amargos. El nigelón ha resultado ser eficaz contra los espasmos bronquiales y la timoquinona como colagogo.

Acción curativa y uso: Las sustancias que contiene la planta indican ya que actúa sobre el estómago y la bilis, y que influye asimismo de modo favorable sobre el intestino. La planta es asimismo eficaz contra la flatulencia, aunque apenas se utiliza para este fin. Esperamos que la ciencia se ocupe más detalladamente de esta especie, ya que las semillas son activas contra la tos ferina y el asma. Quedan todavía por ver muchos resultados. De momento no pasa de ser un remedio popular y en muchos lugares un condimento.

Empleo como condimento: Puesto que tanto Carlomagno como Ludovico Pío ordenaron que los arrendamientos de las fincas agrícolas cultivaran ajenuz, esta planta no solamente sirvió como medicamento sino que también como especia muy apreciada. Para este último fin se la cultivó asimismo con frecuencia en los huertos campesinos. Todavía en la actualidad se la usa en lugar de la pimienta y también para hacer más digerible el pan. Realmente vale la pena probarlo. El ajenuz como remedio casero: El té preparado con las semillas sirve contra el flato, la diarrea y los cólicos hepáticos. Se administra también a las parturientas para compensar la secreción deficiente de leche.

MODO DE PREPARAR EL TÉ DE AJENUZ: Se vierte 1/4 litro de agua hirviendo sobre 1 cucharadi-ta de las semillas trituradas y se cuela al cabo de 15 minutos. Se recomienda tomar 2 veces al día 1 taza.

Efectos secundarios: No son de temer. Deben evitarse las sobredosis para evitar que se produzcan irritaciones en el estómago y el intestino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario