Vía Natural

miércoles, 18 de septiembre de 2013

Agracejo

Berberís vulgaris L. (Berberidáceas).
OTROS NOMBRES COMUNES: Egrecillo, bérbero, agrazones.

Partes de la planta de uso médico: los frutos, las hojas, la corteza de la raíz.                     '
Denominación farmacológica: Frutos = Fructus Bérberidis, hojas = Folia Barberidis, corteza de la raíz = Cortex Bérberidis radiéis.
Botánica y consejos sobre la recolección:



DESCRIPCIÓN DE LA PLANTA: El agracejo llegó a Centroeuropa a través de España procedente de África. Es un arbusto espinoso de unos 4 m de altura. Las ramas son, cuando jóvenes, de color pardo rojizo y se vuelven después gris sucio. Las hojas, transformadas en parte en brotes de tres espinas, se disponen agrupadas y llevan en sus axilas inflorescencias colgantes en racimos con flores amarillas que tras la fecundación producen bayas de color rojo intenso. época de floración: Mayo y junio.

PRESENCIA: En setos vivos, bosques claros, pendientes y colinas soleadas.

RECOLECCIÓN Y PREPARACIÓN: Los frutos maduran en agosto y septiembre y se les puede recoger entonces. Se les suele extraer el zumo, aunque también se les puede secar. El envés de las hojas lleva con frecuencia las esporas invernales de la roya de los cereales, por lo cual el agracejo actúa como huésped intermedio. Si se rompe una rama o se hace un corte a través de la raíz se observa que el interior de ambos es de color amarillo. Las hojas deben recolectarse en junio y secarse inmediatamente al aire. La corteza de la raíz se recoge en otoño. El mes más favorable para la recolección es noviembre. Por lo general se cortan en trozos las raíces extraídas y se pela la corteza que después, colgada, se deja secar. Sustancias activas: En los frutos hay vitamina C, azúcar y ácidos. Además gran cantidad de minerales y de elementos vestigiales. En los frutos maduros no existen alcaloides por lo que se les puede considerar como no tóxicos. Las hojas, pero en especial la corteza de las raíces, son venenosas pues contienen una cierta cantidad de diversos alcaloides, tales como la berberina, oxiberberina, berbamina y otros. Se encuentran además taninos, resina y ceras.
Acción curativa y uso: La droga en sí misma tiene pocas aplicaciones en medicina, si bien los elementos que contienen permiten esperar un buen efecto. Solamente en raras ocasiones se prescribe un té preparado con sus hojas y corteza de la raíz para combatir la obstrucción hepática, producción insuficiente de bilis, falta de apetito y estreñimiento cuando viene determinado por falta de líquido biliar. Se atribuye a la planta también una acción cardíaca. Creo que todas las drogas que contienen alcaloides sólo deben utilizarse bajo control médico. Esto es asimismo aplicable al agracejo. Con mucha frecuencia, un diagnóstico falso o una dosis inadecuada producen más perjuicio que beneficio. Que en el caso del reuma se intente utilizar todo lo que parece tener éxito es comprensible, ya que la medicina no puede curar esta enfermedad. Se emplea, por tanto, también como remedio contra el reuma. El éxito es muy irregular. Lo que sí son muy recomendables es los preparados a partir de frutos maduros. El zumo y la mermelada son refrescantes y aumentan el apetito de los niños inapetentes. Quien no los quiera utilizar solos, pues son muy ácidos, los puede mezclar con peras dulces. Con ello se «valoriza» el sabor insípido de éstas y se suaviza la acidez del agracejo. El zumo (cocido con azúcar) o la mermelada se considera un buen remedio contra ios vómitos del embarazo.

MODO DE PREPARAR LA MERMELADA DE FRUTOS DE AGRACEJO: Se cuece a fuego lento con un poco de agua 500 g de frutos bien maduros, se pasan después por un colador y se vuelven a cocer con una cantidad igual de azúcar. Esta mermelada se conserva bien y resulta especialmente indicada para mezclar con otras (sobre todo, las dulces). Utilización en homeopatía: A partir de la corteza seca de la raíz se prepara la tintura «Berberís» (llamada también «Berberís vulgaris» para distinguirla de la Berberís aquifolium que se obtiene de una berberidácea procedente de Norteamérica) y suele emplearse en las potencias dos a seis (D2 a D6) para combatir los cólicos hepáticos, la colecistitis, la ictericia, los hemorroides, los dolores renales con cólicos y hemorragias, la pielitis y el reumatismo de las articulaciones. En caso de necesidad o al seguir una cura, se toman 1 ó 2 veces de 3 a 10 gotas. En los preparados homeopáticos el agracejo es más adecuado para los casos crónicos.


El agracejo como remedio casero: Todo lo que se ha dicho en el apartado de «acción curativa y uso» es válido en especial medida para la medicina popular. Se emplea sobre todo un té preparado a partir de sus hojas y sólo en raras ocasiones de la corteza de la raíz. La preparación es idéntica en ambos casos.

MODO DE PREPARAR EL TÉ DE AGRACEJO: Se vierte 1/4 de litro de agua hirviendo sobre 1 ó 2 cucharaditas de la droga (las hojas o la corteza de la raíz) y se cuela una vez transcurridos 5 minutos. La dosis habitual es de 1 ó 2 tazas al día.

Efectos secundarios:
Los frutos carecen de alcaloides y son por esa razón inofensivos. Muchas veces no se les tolera cuando están crudos. Las hojas y la corteza de la raíz que contienen alcaloides no deberán utilizarse sin control médico por las razones ya mencionadas con anterioridad. La sobredosis puede conducir a una parálisis respiratoria. El miocardio resulta en ocasiones dañado porque con dosis elevadas de agracejo queda sometido a tensiones excesivas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario