Vía Natural

sábado, 28 de septiembre de 2013

Albahaca

Ocimum basilicum L. (Labiadas).
OTROS NOMBRES COMUNES: Hierba real, basílica, albahaga.
Partes de la planta de uso médico: toda la hierba (sin la raíz).
Denominación farmacológica: hierba = Herba Basilici, el aceite esencial obtenido de la hierba = Oleum Basilici.

DESCRIPCIÓN DE LA PLANTA: Esta planta anual es herbácea, de ramificación muy espesa y alcanza una altura de hasta 50 cm. Las hojas largamente pecioladas son ovuladas y de borde entero o ligeramente dentado. Las flores, dispuestas en una cima de ocho radios, pueden ser de color blanco, rosa o púrpura.

ORIGEN Y CULTIVO: Es originaria probablemente de la India, pero desde allí se extendió con gran rapidez. No vive en estado silvestre al norte de los Alpes, encontrándosela sólo cultivada en huertos. Se la puede tener incluso en una habitación o en un balcón, y quisiera destacar que esta planta medicinal es también una de las mejores hierbas aromáticas que existen. En los huertos la siembra puede hacerse hacia mediados de mayo, siendo la distancia entre surcos de 20 a 30 cm. Ya que se trata de una especie que necesita luz para germinar, las semillas deben quedar poco cubiertas de tierra. Al cabo de 10 ó 14 días (según el calor que haga) brota la sementera. Hay que procurar entonces ir eliminando las malas hierbas. Evidentemente es necesario hacer las labores de cavado y riego. Puesto que esta especie es muy sensible al frío, el agua utilizada debe proceder de un remanso. Si se quiere cultivar la hierba en maceta hay que usar tierra arenosa arcillosa y mezclar un poco de abono mineral (por cada maceta, 1 1/2 dedal lleno). Protegida contra el viento en el balcón o bien situada en el alféizar de una ventana, esta especie crece en perfectas condiciones. Para fines medicinales se recolecta la hierba cuando está en flor y para fines culinarios en cualquier época, tanto en invierno como en verano.

Sustancias activas: Los responsables de sus propiedades son en primer lugar el aceite esencial y los taninos. Pero también otros componentes, por ejemplo un glicósido y una sa-ponina, contribuyen a los efectos que causa. Acción curativa y uso: Contra la flatulencia y la dispepsia suele prescribirse un té de al-bahaca. Otras alteraciones que combate son la falta de apetito, la intranquilidad y el insomnio.

MODO DE PREPARAR EL TÉ DE ALBAHACA:
Se vierte 1/4 de litro de agua hirviendo sobre 1 ó 2 cucharaditas llenas de la hierba, se deja reposar durante 10 ó 15 minutos, se cuela y cuando haga falta se bebe una taza sin endulzar. Quien siga una cura para el estómago o el intestino (especialmente en el caso de flatulencia crónica) debe beber 2 tazas al día, hacer al cabo de 8 días una pausa de 14 días y a continuación seguir bebiéndolo durante otros 8 días.

Empleo como condimento: Las hierbas medicinales que favorecen el proceso digestivo suelen ser también condimentos sanos y muy apreciados si el olor y gusto son agradables. Esto se cumple de modo muy especial con la albahaca. Se la aprecia desde la antigüedad como componente de los ramillos de hierbas para sopas y como condimento digestivo en las comidas grasas. Contribuye al ahorro de sal en la cocina dietética. Resulta especialmente adecuada, junto con el romero y la salvia, para el pescado cocido o asado. Se consideran platos exquisitos las ensaladas frescas aderezadas con albahaca, los quesos blandos preparados con ella y todas las sopas de verdura a las que poco antes de servir se les añaden (muy picadas) sus hojas. Merece la pena experimentar con esta hierba culinaria.

La albahaca como remedio casero: Se la emplea en la medicina popular principalmente como remedio contra el dolor de estómago, para combatir la falta de apetito, con flatulen-cias y,en caso de estreñimiento. Su empleo en las enfermedades de los órganos urinarios es reducido, aunque se utiliza como gargarismo en las inflamaciones de garganta y como aposito para las heridas supurantes o mal cicatrizadas.

Efectos secundarios: No son de temer.

Ajenuz

Nigella sativa L. (Ranunculáceas).
Partes de la planta de uso médico:   las semillas.
Denominación farmacológica: Semillas de ajenuz =  Semen Nigellae sativae.

DESCRIPCIÓN DE LA PLANTA: Esta planta herbácea llega a alcanzar unos 30 cm de altura y lleva hojas alternas tripinnadas. Cada folíolo es de forma lanceolada. Toda la planta (pero en especial el tallo) es ligeramente tomentosa, y el tallo simple o ramificado. Las flores blancas, en posición terminal, se caracterizan por poseer en la punta de los pétalos una mancha verdosa o azulada. De las flores se desarrollan las semillas de sección triangular, rugosas y de color negro.

ÉPOCA DE FLORACIÓN: Desde julio hasta septiembre, presencia: Ya no se le encuentra con frecuencia en estado silvestre, pues cada vez se cultiva menos en huertos, de modo que es raro encontrar ejemplares asilvestrados. Es una especie originaria del sur de Europa.

RECOLECCIÓN Y PREPARACIÓN: El que esté interesado por esta antigua planta medicinal debería sembrarla en su huerto. Se utilizan las semillas maduras, recolectadas y secadas después ligeramente.

Sustancias activas: Aceite esencial, aceite graso, una saponina, taninos y principios amargos. El nigelón ha resultado ser eficaz contra los espasmos bronquiales y la timoquinona como colagogo.

Acción curativa y uso: Las sustancias que contiene la planta indican ya que actúa sobre el estómago y la bilis, y que influye asimismo de modo favorable sobre el intestino. La planta es asimismo eficaz contra la flatulencia, aunque apenas se utiliza para este fin. Esperamos que la ciencia se ocupe más detalladamente de esta especie, ya que las semillas son activas contra la tos ferina y el asma. Quedan todavía por ver muchos resultados. De momento no pasa de ser un remedio popular y en muchos lugares un condimento.

Empleo como condimento: Puesto que tanto Carlomagno como Ludovico Pío ordenaron que los arrendamientos de las fincas agrícolas cultivaran ajenuz, esta planta no solamente sirvió como medicamento sino que también como especia muy apreciada. Para este último fin se la cultivó asimismo con frecuencia en los huertos campesinos. Todavía en la actualidad se la usa en lugar de la pimienta y también para hacer más digerible el pan. Realmente vale la pena probarlo. El ajenuz como remedio casero: El té preparado con las semillas sirve contra el flato, la diarrea y los cólicos hepáticos. Se administra también a las parturientas para compensar la secreción deficiente de leche.

MODO DE PREPARAR EL TÉ DE AJENUZ: Se vierte 1/4 litro de agua hirviendo sobre 1 cucharadi-ta de las semillas trituradas y se cuela al cabo de 15 minutos. Se recomienda tomar 2 veces al día 1 taza.

Efectos secundarios: No son de temer. Deben evitarse las sobredosis para evitar que se produzcan irritaciones en el estómago y el intestino.

Ajenjo

Artemisia absinthium L. I Syn. Absinthium officinale Lam.

OTROS NOMBRES COMUNES: absintio, ajenjo mayor, hierba santa, alosna, encienso, asenjo.

Partes de la planta de uso médico: la hierba.
Denominación farmacológica: Ajenjo = Herba Absinthii.

DESCRIPCIÓN DE LA PLANTA: Arbusto vivaz que alcanza una altura comprendida entre los 60 y los 100 cm. Es erguido, ramificado y tanto los tallos como las hojas van recubiertos de un tomento gris. Las hojas están divididas tres veces y son grandes en la parte inferior, haciéndose cada vez más sencillas hacia arriba. Los folíolos son lanceolados. El tallo florígero lleva numerosas cabezuelas semiesféricas, inclinadas y de color amarillo claro que se disponen en densas panículas. El olor de toda la planta es muy intenso. Su aspecto es muy similar al de la artemisa común, pero las equivocaciones que puedan cometerse al recolectarlas no son peligrosas, ya que ambas especies tienen características curativas similares. De todas maneras, sirva que el ajenjo es de menor tamaño que la artemisa. Su tallo es sedoso lo mismo que las hojas y tiene flores esféricas amarillas, mientras que el tallo de la artemisa va manchado de rojo y suele tener flores de este color.

ÉPOCA DE FLORACIÓN: De junio a septiembre.

PRESENCIA: Prefiere lugares rocosos y vive en las orillas de los ríos, en viñedos, bordes de caminos y cercas. Muestra predilección por las zonas secas.

RECOLECCIÓN Y PREPARACIÓN: Aunque bajo la denominación de «Herba» ha de entenderse toda la hierba, solamente se recolectan las partes superiores que son más delicadas. Debe hacerse durante la época de la floración. Se cortan los brotes, se les ata en haces y se les cuelga en un lugar bien ventilado para que se sequen.

Sustancias activas: Sus propiedades curativas las debe el ajenjo a los principios amargos (absintina), al aceite esencial (tuyon, tuyol, fe-landreno) y a los taninos. Sin embargo, los componentes más importantes son los primeros.

Acción curativa y uso: El ajenjo es un excelente remedio contra los trastornos gástricos y biliares. Su sabor amargo no debe desanimar a nadie para utilizarlo como té o tintura, toda vez que resulta fácil acostumbrarse a él. No tiene sentido el intentar endulzarlo ya que lo amargo y lo dulce no proporcionan nunca una combinación armónica, y en este caso en particular, el dulce llega incluso a afectar la eficacia de la planta. Muchas veces, detrás de las malas digestiones, la falta de apetito y el «mal funcionamiento» del estómago acompañado de sensación de plenitud y meteorismo, se oculta una enfermedad de la vesícula biliar. Carece de importancia para el tratamiento si se trata de cálculos biliares, alteraciones en el flujo de bilis o una colecistitis crónica. La «bilis intranquila» produce dolores que el ajenjo puede aliviar, e igualmente esta planta medicinal es eficaz contra los dolores de estómago y las perturbaciones biliares resultando especialmente indicada para el tratamiento posterior a los cólicos hepáticos. Una medida profiláctica para las personas sensibles es una taza diaria, y los excesos dietéticos se compensan con 20 ó 30 gotas de tintura, haciéndose lo mismo contra los dolores biliares. Aunque la eficacia del ajenjo contra la gripe y los enfriamientos es reducida, hemos de citarla. Se ha demostrado que esta planta reduce, como un tónico amargo, la duración de las enfermedades y aumenta el bienestar. En cualquier caso se movilizan las fuerzas defensivas propias del cuerpo.

MODO DE PREPARAR EL TÉ DE AJENJO: Se vierte 1/4 litro de agua hirviendo sobre 1 cucharadita de la hierba picada (Herba Absinthii) y se cuela al cabo de 10 minutos. Para la cura hay que beber 1 taza 3 veces ai día, muy caliente, después de las comidas; en los demás casos 1 taza. Las gotas se adquieren —lo mismo que el té— en cualquier farmacia. Se diluyen de 20 a 30 gotas en medio vaso de agua y se bebe a sorbos. Para la cura se toman 3 veces diarias de 15 a 20 gotas con agua. Consejo particular: Muchos pacientes consideran desagradable el sabor amargo del ajenjo. Ya que al endulzar no se logra mejorar el sabor y precisamente los principios amargos son las sustancias activas de la planta, hay que recurrir a otras medidas. Una mezcla de centaura menor y menta piperita ha dado buenos resultados. Aunque este té es asimismo de sabor amargo, pronto se supera el rechazo debido a la presencia de la menta tan aromática. Si se le toma muy caliente se le puede tolerar enseguida.

MODO DE PREPARAR LA MEZCLA:
Ajenjo (Herba Absinthii)                             10,0
Centaura menor (Herba Centaurii)              10,0
Menta piperita (Folia Menthae piperite)     10,0

Se vierte 1/4 litro de agua hirviendo sobre una cucharadita de la mezcla y se cuela al cabo de 5 minutos. Hay que beberlo caliente.

Utilización en homeopatía: El homeopático «Absinthium» se prepara con las flores y las hojas tiernas. Se le utiliza contra los ataques epilépticos y las convulsiones nerviosas e histéricas. Se recomiendan las potencias segunda a doceava (D2 a D,2), de las que se administran de 5 a 15 gotas entre 3 y 5 veces diarias.

El ajenjo como remedio casero: Esta es una de esas plantas medicinales que todavía encontramos con frecuencia en el botiquín casero. El té se utiliza contra la falta de apetito y contra todo tipo de trastorno intestinal, reuma y gusanos. Se le emplea asimismo para combatir las molestias de la menstruación; intensifica la hemorragia y hace con ello que remitan los dolores. Su utilización como ayuda para el parto me parece bastante arriesgada. En este caso es el médico el que ha de determinar qué hay que hacer.

El ajenjo como condimento: En este aspecto el ajenjo y la artemisa compiten mutuamente. Así por ejemplo, hay amas de casa que al ganso asado le añaden un ramito del primero, mientras que otras utilizan la segunda. Pero ambas plantas aderezan igualmente con su sabor amargo y facilitan la digestión de esos platos que de lo contrario constituirían un manjar pesado. El ajenjo y la artemisa son, pues, especias igualmente sanas para todo tipo de platos grasos.

Efectos secundarios: El que utilice el ajenjo de la manera aquí indicada no ha de temer los efectos secundarios, pero las embarazadas no deberán consumir la planta a fin de no exponerse a los peligros de un aborto. El aceite esencial que se obtiene de esta especie debe considerarse tóxico, razón por la cual prevengo en contra del aguardiente de ajenjo. Las consecuencias de una intoxicación son temblores, dolores de cabeza, mareos, convulsiones musculares e incluso la pérdida del conocimiento.

domingo, 22 de septiembre de 2013

Ajedrea

Satureja hortensis L. (Labiadas).

OTROS NOMBRES COMUNES: ajedrea blanca, calamento blanco, satureja, tomillo real, sabo-rija, ajedrea de jardín.

Partes de la planta de uso médico: ajedrea = Herba Saturejae. - Oleum Saturejae es el aceite esencial obtenido de la planta.



 
DESCRIPCIÓN DE LA PLANTA: Esta especie es originaria del Mar Negro y del Mediterráneo Oriental. Igual que hicieron con muchas otras hierbas aromáticas, los benedictinos la llevaron al otro lado de los Alpes en donde se cultivó en huertos. Desde Carlomagno se cultiva esta planta medicinal y culinaria. Toda ama de casa que disponga de un trozo de jardín debería intentar su cultivo, forma de cultivo: Se siembra en abril al aire libre en suelo ligero en un lugar cálido y protegido contra el viento, con una separación de 25 cm entre hileras. Para el consumo normal de una familia hacen falta unos 15 g de semillas. Éstas germinan en 3 semanas.

Descripción de la planta: La ajedrea es una hierba de 30 a 40 cm de alto que se ramifica mucho desde la base, forma en el tallo, más o menos velloso, hojas lanceoladas acabadas en punta y que lleva en la axila de las mismas flores de color lila a blanco, época de floración-. Según la localidad, entre julio y septiembre, recolección y preparación: Hay que recoger la hierba en la época de la floración y dejarla secar al aire. Como condimento se arrancan frescas las hojas según necesidades, aunque también secas resultan una especie excelente y sana. Además de las variedades anuales se utilizan también las perennes más vigorosas, de las que hay dos especies, la erguida y la rastrera. La acción y el uso de ambas son casi idénticos.

Sustancias activas: Aceites esenciales, tani-nos, principios amargos, sitosterina, ácido ur-sólico. Los aceites esenciales consisten a su vez de cimol, timol, dipenteno, fenoles y otros.

Acción curativa y uso: Se trata de un producto que influye favorablemente sobre la totalidad del tracto gastrointestinal. Es muy adecuado para estimular la digestión así como remedio contra la flatulencia y para despertar el apetito. En las diarreas acompañadas de fenómenos de fermentación dan resultados claros al poco tiempo, perfectamente atribuibles a los aceites esenciales. Se administra en forma de té, también contra la tos y la degeneración mucosa.

MODO DE PREPARAR EL TÉ DE AJEDREA: Se vierte 1/4 litro de agua hirviendo sobre 2 cucha-raditas de ajedrea, se deja reposar durante 10 minutos, se cuela y se bebe caliente. Uti-utilizado contra la tos se recomienda endulzarlo con miel.

Empleo como condimento: La ajedrea desempeña un papel más importante como condimento, incluso en la cocina dietética. Su sabor oscila entre aromático picante y amargo de modo que se la puede agrupar entre los Aromática-amara-acria. Con la ajedrea suelen condimentarse los platos caseros, tales como patatas asadas con tocino, pucheros de verdura y carne, judías, salchichas, carne picada y «asados pesados». Resulta especialmente indicada para los desayunos de tipo campesino (patatas asadas con huevos y tocino). En la cocina dietética está permitida esta planta si no se la usa en exceso. Junto con la al-bahaca es un excelente sucedáneo de la sal y la pimienta.

La ajedrea como remedio casero: El uso en la medicina popular es el mismo que el indicado en la sección «acción curativa y uso». Solamente hay que añadir su empleo como baño para la tos ferina de los niños y con los pacientes de asma. Además del tomillo, la ajedrea se aprovecha asimismo para baños curativos. En los recetarios antiguos, sin embargo, no se hacen estas distinciones. Modo de preparar el baño de ajedrea: Se vierte 1 litro de agua hirviendo sobre 100 g de ajedrea y se deja en reposo durante 20 minutos. El líquido colado se añade al baño.

Efectos secundarios: No son de temer. Sin embargo, debido al contenido en timol deben evitarse las sobredosis.

Agripalma

Leonorus cardiaca (L.) Benth, I Syn. Leonorus campestris Andrz. Cardiaca vulgaris. Moench. (Labiadas).
OTROS NOMBRES COMUNES: Cardíaca, cola de león.

Partes de la planta de uso médico: ia hierba en flor (sin las raíces). El producto de farmacias prescinde de las partes lignificadas del tallo.

Denominación farmacológica: Agripalma = Herba Leonuri.



DESCRIPCIÓN DE LA PLANTA: Esta especie vivaz alcanza una altura de aproximadamente 1 m. De un rizoma corto se forman varios tallos rígidos, erectos y ramificados que son angulares, surcados, huecos por dentro y con frecuencia de color rojo. Las hojas son peciola-das, dispuestas unas enfrente de otras, grandes por abajo, pero en la parte superior sólo con tres lóbulos. Muestran una gran pilosidad y tienen el borde aserrado. Las pequeñas flores labiadas de color rojo pálido se disponen en inflorescencias especiformes.

ÉPOCA DE FLORACIÓN:   De julio   a  agosto.

PRESENCIA: No se sabe exactamente si es originaria de Europa Oriental o de Asia Central, pero está distribuida por toda Europa. Se ia encuentra en vallas y setos, bordes de caminos y de carreteras, en eriales y pendientes.

RECOLECCIÓN Y PREPARACIÓN:
Hay que recoger la planta en la época de floración. Es conveniente no utilizar las partes rígidas inferiores sino limitarse solamente a las superiores. Se atan después en ramos y colgadas se ¡as deja secar ai aire en un lugar sombreado. Sustancias activas: Principios activos, aceites esenciales, taninos, resinas, colina, flavo-noide, glicósido y pequeñas cantidades de alcaloides (estaquidrina, betonicina, turicina). Acción curativa y uso: Según los últimos conocimientos esta planta es indicada para las molestias del climaterio, acompañadas de sofocos y estados de ansiedad, palpitaciones especialmente en posición tumbada, intranquilidad y dificultad en la respiración. Pero resulta asimismo adecuada contra las flatulencias y las alteraciones gastrointestinales. Se la usa también como tónico cardíaco junto con valeriana, espino albar y árnica. Se bebe en caso necesario una taza del té preparado con ella o bien, cuando se trata de una cura, una taza 2 ó 3 veces diarias por espacio de 2 a 4 semanas.

MODO DE PREPARAR EL TÉ DE AGRIPALMA: Se vierte 1/4 litro de agua hirviendo sobre dos cucharadas rasas de la hierba, se deja reposar durante 10 minutos, se cuela y se bebe, sin endulzar y templado, a sorbos. Consejo particular: Las cardiopatías nerviosas, la mala circulación cardíaca y las alteraciones arterioescleróticas de los vasos son muchas veces las responsables de que las personas ancianas padezcan de insomnio, mal humor y angustia. En tales casos recomiendo un té que contenga además de agripalda otras hierbas medicinales: hipericón, valeriana, espino albar y árnica.

MODO DE PREPARAR LA MEZCLA:
Agripalma (Herba Leonuri)                       20,0
Hipericón (Herba Hyperici)                       15,0
Espino albar (Flores Crataegi)                   10,0
Árnica (Flores Arnicae)                             10,0
Raíz de valeriana (Radix Valerianae)          5,0



Se vierte 1/4 litro de agua hirviendo sobre 2 cu-charaditas de esta mezcla y se cuela al cabo de 5 minutos. Un té calmante y somnífero para los pacientes aquejados de angustia y para las personas con distonía vegetativa.

MODO DE PREPARAR LA MEZCLA:
Agripalma (Herba Leonuri)                     20,0
Hojas de toronjil (Folia Melissae)           10,0
Hipericón (Herba Hypereci)                    10,0
Valeriana (Radix Valerianae)                   10,0

Se vierte 1/4 litro de agua hirviendo sobre 2 cucharaditas de esta mezcla y se cuela al cabo de 5 minutos.

Utilización en homeopatía: La tintura homeopática «Leonurus cardiaca» se prepara con la hierba fresca. Se utiliza sobre todo la segunda potencia (D2), más raramente la más elevadas, o incluso la D, o la tintura. Las dosis son relativamente altas: 10 ó 15 gotas de 2 a 3 veces diarias. Indicado para las dolencias climatéricas, la debilidad cardíaca o nerviosa y el meteorismo. En todos los casos en los que la tintura de valeriana da buenos resultados puede utilizarse también la agripalda. La agripalma como remedio casero: Tonificante, reanimante, estimulante, activa contra la angustia y la intranquilidad, y también contra los gusanos, la presión en el estómago y la degeneración mucosa —así es como la medicina popular caracteriza a esta especie—. Se la considera además como un remedio contra el bocio. Creí en un principio que se trataba de datos sobre la menta de lobo (Lycopus), botánicamente similar, cuya eficacia está demostrada científicamente, pero la moderna medicina académica no refuta estas propiedades a la agripalda si bien a la menta de lobo se la admite como activa principalmente sobre el funcionamiento de la glándula tiroides. Efectos secundarios: Para las dosis terapéuticas indicadas no son de temer efectos secundarios. Administrada en grandes cantidades conduce a vómitos, dolores de vientre, heces con sangre y sed inapagable.

Agrimonia

Agrimonia eupatorio L. / Syn. Agrimonia of-ficinalis Lam. (Rosáceas). Partes de la planta de uso médico:   toda la hierba en flor (sin las raíces).
Denominación   farmacológica:   Agrimonia   = Herba Agrimoniae.

DESCRIPCIÓN DE la PLANTA: Especie vivaz que desarrolla un tallo pubescente poco ramificado que alcanza una altura de hasta 1 m. En él se disponen grandes hojas, de hasta 20 cm de largo, pinnadas, impares, igualmente pubescentes. El tallo florígero finaliza en una inflorescencia que puede describirse como una larga espiga laxa.

ÉPOCA DE FLORACIÓN: Las flores amarillas aparecen sucesivamente desde abajo hacia arriba entre los meses de junio a septiembre.

PRESENCIA: Se encuentra la agrimonia en el norte y el centro de Europa, en los países balcánicos, en Rusia y en las regiones de clima favorable de Asia. Existe también en Norteamérica. Los setos, bordes de caminos, matorrales poco densos, colinas y prados secos son los lugares en donde vive. Tanto el hombre como los animales se encargan de propagar sus frutos por cuanto que éstos disponen de pequeños ganchos con los que se fijan a la vestimenta del primero o al pelaje de los segundos.

RECOLECCIÓN Y PREPARACIÓN: Debe recogerse la hierba entre junio y septiembre. La de mejor calidad es la procedente de los meses de junio y julio. Para secarla se la cuelga al aire libre. Si se emplea calor artificial la temperatura debe ser inferior a los 40° C para no destruir los principios activos. Sustancias activas: Los componentes principales son los taninos, los principios amargos y el aceite esencial, aunque no debe olvidarse el ácido silícico, las sustancias mucilaginosas y los numerosos productos acompañantes. La totalidad de todos estos elementos es la que determina su acción.

Acción curativa y uso: Las plantas que contienen
taninos son siempre eficaces contra la diarrea.
Si contienen además principios amargos y aceite esencia, se amplía notablemente su campo de aplicaciones, y más concretamente a las dolencias gastrointestinales de diversa índole, incluyéndose todas aquellas atribuibles a una secreción insuficiente de fermentos o a un flujo deficitario de bilis. Se usa la planta en forma de té contra la diarrea, la acumulación de bilis, la falta de apetito y los cólicos biliares agudos.

La acción diurética de esta especie no es fiable, por lo que no debe empleársela en los trastornos biliares y renales ni contra los cálculos de riñon. Por el contrario, resulta eficaz como gargarismo contra la gingivitis o la inflamación de la mucosa faríngea. En especial oradores y cantantes cuidan así su voz. No comparto la opinión de que este té sea eficaz contra la enuresis nocturna ya que este es un trastorno que tiene con frecuencia raíces psíquicas.

MODO DE PREPARAR EL TÉ DE AGRIMONIA: Se vierte 1/4 litro de agua hirviendo sobre dos cucharaditas rasas de agrimonia, se deja reposar por espacio de 10 minutos, se cuela y cuando haga falta se bebe una taza entre 2 ó 3 veces diarias. Con él son posible también, como es evidente, hacer gárgaras y enjuagues.
Aparte de su empleo solo, la agrimonia es, asimismo, parte componente de numerosas infusiones empleadas contra los trastornos gastrointestinales, vesicales, renales, biliares y hepáticos.
Consejo particular: el que sufra de cálculos o arenillas o se queje de estancamientos en la vesícula biliar, padecerá con frecuencia de dolores intensos, incluso cólicos. De lo que se trata es de calmar la bilis, pues cuando está inquieta produce molestias. Viene aquí a ayudar una infusión a base de agrimonia y ajenjo.

Modo de preparar la infusión:
Ajenjo (Herba Absinthii)                           10,0
Agrimonia (Herba Agrimonii)                   20,0

Se vierte un 1/4 litro de agua hirviendo sobre una cucharadita llena de la mezcla, y se cuela pasados dos minutos.  Se obtiene así un té amargo que debe beberse a sorbos, lo más caliente posible. Esto calma pronto a la bilis y desaparecen con ellos los dolores. No debe endulzarse.
La agrimonia como remedio casero: Una planta medicinal dedicada en la antigüedad a la diosa Palas Atenea es incluida, naturalmente, en los recetarios de herbolistería. Su uso se remonta a muy antiguo; los recetarios medievales se basan en Galeno, Plinio, Dios-corides y otros autores cuando prescriben la planta contra la fiebre y los trastornos gástricos, hepáticos, biliares e intestinales, o para combatir la hidropesía y los dolores crónicos. La medicina popular basa sus conocimientos en estas obras, ampliada por la propia experiencia o por los errores cometidos. El catálogo de sus indicaciones se volvió así enorme. Quisiera incluir aquí algunas de ellas, menos para incitar a probarlas que para demostrar los campos en los que realmente resulta eficaz: expectoración sanguinolenta, hemorragias renales, blenorragia, punzadas costales, dolor de pies, asma, gripe, hemorragias nasales, oftalmía, supuraciones y furunculosis. Efectos secundarios: No son de temer ni efectos secundarios ni intoxicaciones con esta planta.

miércoles, 18 de septiembre de 2013

Agrimonia

Agrimonia eupatoria L. I Syn. Agrimonia of-ficinalis Lam. (Rosáceas).

Partes de la planta de uso médico:   toda la hierba en flor (sin las raíces).

Denominación   farmacológica:   Agrimonia   = Herba Agrimoniae.




DESCRIPCIÓN DE LA PLANTA: Especie vivaz que desarrolla un tallo pubescente poco ramificado que alcanza una altura de hasta 1 m. En él se disponen grandes hojas, de hasta 20 cm de largo, pinnadas, impares, igualmente pubescentes. El tallo florígero finaliza en una inflorescencia que puede describirse como una larga espiga laxa.

ÉPOCA DE FLORACIÓN: Las flores amarillas aparecen sucesivamente desde abajo hacia arriba entre los meses de junio a septiembre. presencia-. Se encuentra la agrimonií en el norte y el centro de Europa, en los países balcánicos, en Rusia y en las regiones de clima favorable de Asia. Existe también o Norteamérica. Los setos, bordes de caminos matorrales poco densos, colinas y prados secos son los lugares en donde vive. Tanto hombre como los animales se encargan de propagar sus frutos por cuanto que éstos disponen de pequeños ganchos con los que se fijan a la vestimenta del primero o al pelaje de los segundos.

RECOLECCIÓN Y PREPARACIÓN Debe recogerse la hierba entre junio y septiembre. La de mejor calidad es la proceder de los meses de junio y julio. Para secarla se la cuelga al aire libre. Si se emplea calor arficial, la temperatura debe ser inferior a los 40° C para no destruir los principios activos.

Sustancias activas: Los componentes principales son los taninos, los principios amargos y aceite esencial, aunque no debe olvidarse ácido silícico, las sustancias mucilaginosas y los numerosos productos acompañantes. La totalidad de todos estos elementos es la que determina su acción.
Acción curativa y uso: Las plantas que contienen taninos son siempre eficaces contra la diarrea. Si contienen además principios amargos y aceite esencia, se amplía notablemente su campo de aplicaciones, y más concretamente a las dolencias gastrointestinales de diversa índole, incluyéndose todas aquellas atribuibles a una secreción insuficiente de fermentos o a un flujo deficitario de bilis. Se usa la planta en forma de té contra la diarrea, la acumulación de bilis, la falta de apetito y los cólicos biliares agudos. La acción diurética de esta especie no es fiable por lo que no debe empleársela en los trastornos biliares y renales ni contra los cálculos de riñon. Por el contrario, resulta eficaz como gargarismo contra la gingivitis o la inflamación de la mucosa faríngea. En especial oradores y cantantes cuidan así su voz. No comparto la opinión de que este té sea eficaz contra la enuresis nocturna ya que este es un trastorno que tiene con frecuencia raíces psíquicas.

MODO DE PREPARAR EL TÉ DE AGRIMONIA: Se vierte 1/4 litro de agua hirviendo sobre dos cucharaditas rasas de agrimonia, se deja reposar por espacio de 10 minutos, se cuela y cuando haga falta se bebe una taza entre 2 ó 3 veces diarias. Con él son posible también, como es evidente, hacer gárgaras y enjuagues.
Aparte de su empleo solo, la agrimonia es, asimismo, parte componente de numerosas infusiones empleadas contra los trastornos gastrointestinales, vesicales, renales, biliares y hepáticos.
Consejo particular: el que sufra de cálculos o arenillas o se queje de estancamientos en la vesícula biliar, padecerá con frecuencia de dolores intensos, incluso cólicos. De lo que se trata es de calmar la bilis, pues cuando está inquieta produce molestias. Viene aquí a ayudar una infusión a base de agrimonia y ajenjo. 


Modo de preparar la infusión: 
Ajenjo (Herba Absinthii)                           10,0
Agrimonia (Herba Agrimonii)                   20,0

Se vierte un 1/4 litro de agua hirviendo sobre una cucharadita llena de la mezcla, y se cuela pasados dos minutos.  Se obtiene así un té amargo que debe beberse a sorbos, lo más caliente posible. Esto calma pronto a la bilis y desaparecen con ellos los dolores. No debe endulzarse.

La agrimonia como remedio casero: Una planta medicinal dedicada en la antigüedad a la diosa Palas Atenea es incluida, naturalmente, en los recetarios de herbolistería. Su uso se remonta a muy antiguo; los recetarios medievales se basan en Galeno, Plinio, Dios-corides y otros autores cuando prescriben la planta contra la fiebre y los trastornos gástricos, hepáticos, biliares e intestinales, o para combatir la hidropesía y los dolores crónicos. La medicina popular basa sus conocimientos en estas obras, ampliada por la propia experiencia o por los errores cometidos. El catálogo de sus indicaciones se volvió así enorme. Quisiera incluir aquí algunas de ellas, menos para incitar a probarlas que para demostrar los campos en los que realmente resulta eficaz: expectoración sanguinolenta, hemorragias renales, blenorragia, punzadas costales, dolor de pies, asma, gripe, hemorragias nasales, oftalmía, supuraciones y furunculosis.

Efectos secundarios: No son de temer ni efectos secundarios ni intoxicaciones con esta planta.